Coronilla de la Divina Misericordia

Santa Faustina escribe en su diario, que el domingo 22 de febrero de 1931, se le apareció Jesús como “Rey de la Divina Misericordia”. En esta aparición Jesús le reveló el propósito a ella de: “Difundir la devoción de la Divina Misericordia de Dios”.

 La Coronilla de la Divina Misericordia es la única oración, luego del Padre Nuestro, cuyas palabras reveló el mismo Jesús. Esta revelación hecha por nuestro Señor a Santa Faustina Kowalska, es conocida como “Apóstol de la Misericordia”.

 

Divina Misericordia

¿Cuál es el mensaje?

“El mensaje de la misericordia es que Dios nos ama, nos ama a todos, sin importar la magnitud de nuestros pecados”

Dios quiere que nos acerquemos a Él rezando, arrepintiéndonos de nuestros pecados y solicitando su misericordia, también quiere que recibamos la misericordia y que la dejemos fluir hacia los demás, dándoles amor y perdón, como Él lo da y Él nos dará su misericordia en la misma medida que confiemos en Jesús.

 

¿Como rezar la Coronilla de la Divina Misericordia?

Para poder Rezar la Coronilla de la Divina Misericordia se utiliza un rosario común de cinco decenas, al igual que el Rosario se utilizan las cuentas grandes y pequeñas.

Indicaciones: 

1.- Damos inicio con la señal de la Cruz y nos Santiguamos.

2.- Se reza un Padre Nuestro, Avemaría y Credo.

3.- Al comenzar cada decena (cuentas grandes del Padre Nuestro) decir:

“Padre eterno, te ofrezco el Cuerpo, la Sangre, el Alma y la Divinidad de Tu Amadisimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, para el perdón de nuestros pecados y los del mundo entero.”

4.- En las cuentas pequeñas del Ave María decir:

“Por su dolorosa Pasión, ten misericordia de nosotros y del mundo entero.”

5.- Al finalizar las cinco decenas de la coronilla se repite tres veces:

”Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ten piedad de nosotros y del mundo entero.”

 

Oración Final

Oh Sangre y Agua que brotaron del Corazón Traspasado de Nuestro Señor Jesucristo como un manantial de misericordia para toda la humanidad; Jesús en ti confío.

 

Para finalizar rezamos el Credo y una Salve.

 

Amén.

 

 

 

Autor entrada: parroquia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.